Síguenos en:

Facebook

Twitter

Youtube

Livestream

Hemeroteca (1912-1989)

Hemeroteca (2002-2005)

Fundación "Aguilar y Eslava"

Fundado en 1912  |  AÑO 107º  |  DIARIO DIGITAL  |  I.S.S.N.: 1695-6834

Buscar con en laopiniondecabra.com

1912-2012: cien años de sinceridad e independencia

laopiniondecabra.com

sábado, 14 de diciembre de 2019 - 20:07 h

SECUELAS DE LA GUERRA (XI)...

Antonio Moreno Hurtado

Encuentro de antiguo alumn...

Francisco Aguilar Osuna

Secuelas de la Guerra (X)....

Antonio Moreno Hurtado

SECUELAS DE LA GUERRA (V) - Una propuesta original del capitán Comedias

18.09.19 - Escrito por: Antonio Moreno Hurtado

En el Archivo Histórico Nacional se conserva un legajo curioso, titulado "Pensamientos útiles. Planes, memorias, ideas políticas y militares remitidas por particulares". (ESTADO, 52.D)

Recoge 39 documentos diversos, remitidos a la Junta Suprema Central Gubernativa del Reino, entre el día 1 de agosto de 1808 y el 17 de enero de 1810, que incluyen, entre otras propuestas: quejas del funcionamiento de las tropas en ciertos lugares y de la formación y actitud de sus jefes, petición de protección de los bienes eclesiásticos, sugerencias de invocaciones a hacer antes de las batallas, procesiones, rogativas, envío de sacerdotes a los territorios liberados, alistamiento forzoso de vagos y maleantes de ciertas zonas españolas o incluso nuevas tácticas de guerra para resolver la crítica situación del momento.

En este último apartado, el más numeroso, nos encontramos con un vecino de Cabra, llamado don Pedro María de Heredia, que hace la suya, bajo el título de Propuestas varias sobre la oposición bélica a los franceses, y solicitud de la reimpresión de la carta "El soldado católico en guerra de Religión" y de la "Instrucción Cristiana Militar".

La remite, desde Cabra, el día 27 de abril de 1809. (Ibidem, N.182).

Pero, veamos primero quien es este personaje egabrense.

Don Pedro nació en Cabra el día 16 de septiembre de 1775, a las once de la mañana. Fue bautizado al día siguiente, recibiendo los nombres de Pedro María José. (B, 46, 344). Era hijo de don Pedro José de Heredia Cabrera y de doña Teresa Ángela del Río. Era quinto nieto de don Alonso José de Heredia y Cabrera, Caballero de Santiago y Comendador de dicha Orden por el año 1630.

Por el año 1638, don Alonso José de Heredia tenía el cargo de Camarero del duque de Sesa en Cabra.

En el año 1649 compra al arquitecto Luis González Bailén unas casas principales de la calle de Priego, donde iban a fijar su residencia los Heredia durante trescientos años.

En ese momento, don Alonso José de Heredia estaba en Nápoles, como asistente del Gran Almirante y Capitán General del Mar de aquel Reino, don Francisco Fernández de Córdoba, duque de Sesa.

Algunos de sus descendientes iban a ocupar cargos de responsabilidad en los territorios de los duques de Sesa y condes de Cabra.

Volviendo al tema que nos ocupa, digamos que don Pedro María era conocido en Cabra como "el capitán Comedias", precisamente por su aversión al teatro y a ciertas manifestaciones públicas de diversión del pueblo.

Dotado de una notable cultura, el señor Heredia se hacía imprimir, entre otras cosas, determinados documentos de corte religioso, reuniendo en volumen lo que podría entenderse como un "devocionario" privado. De lo que resultaba unos volúmenes cuidadosamente encuadernados para las estanterías de su casa. Nosotros hemos tenido la oportunidad de conocer algún tomo de este tipo en la biblioteca particular de un buen amigo y paisano.

Era tío del clérigo don Fulgencio María de Heredia y Cabrera, autor de la Historia del Hospital de Beneficencia de Cabra (1880)

Cuando hace su propuesta al Gobierno, el señor Heredia tiene 33 años y es un militar retirado. No sabemos si por herida de guerra o accidente.
En su carta, fechada en Cabra el día 27 de abril de 1809, dice llamarse "Don Pedro María de Heredia y Río, Rexidor perpetuo y Capitán retirado del Provincial de Soria".

Se queja, al comienzo, de haber hecho otras propuestas, con anterioridad, de las que no ha recibido respuesta.

Una de ella, "a mi buelta del exercito y de Jaen, desde donde con fecha 16 del corriente expuse a V.M. los trabajos de los soldados enfermos, cuyo cuidado es tan importante para la salud de la Patria". Cita un impreso, firmado de la Junta Suprema Central, en que se "exige ... al Pueblo de Sevilla ... que qualquiera exponga francamente su consejo, de que le darán las gracias".

Algo que no había ocurrido con otras propuestas anteriores, lo que no le ha desanimado.

Incluye algunas citas bíblicas y de los Padres de la Iglesia para justificar su posición. Dice ser consciente de los posibles errores humanos en este tipo de propuestas, pero también de los aciertos, para llegar al consejo de "no mirar a quien lo dice, sino a lo que se dice".

Cita alguna fábula famosa en su tiempo, como la de la "Asamblea de animales", en que se atiende a la fuerza del que habla, como el toro y el elefante, despreciando la voz sensata y prudente del pobre asnillo.

Recuerda que, en agosto del año anterior, había enviado una propuesta "sobre el estado del Exercito al Sr. Presidente de la Junta de esa Ciudad, cuya autoridad era entonces la que se reconocía por estos Reynos".

Otra, en diciembre, "a esta Junta Superior de Cordoba, con motivo de entregar una partida de dispersos de varios Cuerpos, que recogi de la retirada de las Castillas".

Una más, el 12 de enero y otra en febrero, que ruega se lean y que, "disimulando los errores que en todas ellas hubiere... se tenga presente lo que Dios haya querido que diga para el bien del Reyno".

Renuncia a sugerir "proyectos y operaciones militares", reconociendo la mejor preparación de otras personas.

Recomienda hacer como Temístocles y Leónidas ante los temibles ejércitos de Jerjes, en el Paso de las Termópilas.

Heredia inserta, con frecuencia, citas latinas para reforzar su postura.

Según Heredia, "la defensa de los Pueblos y su fortificación conduce mucho..." pero hay que "hacer lo último del esfuerzo para socorrerlo".

Rechaza la ignorancia de quienes "no tienen mas instrucción que la que se adquiere en los periodicos y demas papeles modernos".

Les remite a la historia y a "las leyes de Partidas", con nuevas citas a la Biblia y a situaciones heroicas, para afirmar "Nada de francés, nada del nuevo cuño. Nuestras leyes y santas costumbres".

Estos son los "dos sólidos principios" en los que funda la felicidad del Reino. "Qual debe ser el Rey debe para con Dios y para con su pueblo. Qual debe ser el Pueblo para con Dios y para con su Rey".

Respetar las leyes propias, "sin necesidad de códigos Napoleonicos, Robespieranos, Convencionistas ni Asambleistas".

"Poner todos los medios justos... para defender este nuestro Codigo sabio". Seguir el ejemplo de San Fernando y otros líderes que les habían precedido.
Suplica la reedición y distribución de una carta de fray Diego José de Cádiz titulada "El Soldado Católico en guerra de Religión" y el librito "Instrucción Cristiana Militar", reimpreso en el año 1789, de los que ofrece aportar algunos ejemplares, si no hubiera disponibles en la Junta Suprema.

Sugiere, por último, que se hagan sufragios por las almas de los militares difuntos, como agradecimiento por su sacrificio.

Está claro, no confía en las novedades culturales y filosóficas del momento y quiere volver a lo anterior.

Don Pedro María de Heredia es un hombre anclado en el pasado, en el Antiguo Régimen, que ve con preocupación cualquier tipo de novedad social o religiosa.

Una especie de Quijote moderno. Un iluminado que cree tener el remedio para todos los males de su generación.

Rechaza las manifestaciones públicas del pueblo, que considera peligrosas para lo establecido hasta entonces.

En el año de 1825, don Pedro M.ª de Heredia, ya con el rango de capitán y acompañado de su hermano don Segundo, marchó en peregrinación a Roma, para ganar el Santo Jubileo, de donde no iba a regresar. Allí dio públicas muestras de su extraordinaria piedad, su ejemplar virtud y sus conocimientos.

Uno de sus objetivos era, también, implorar ante la Santa Sede la declaración de un milagro de la Virgen de la Sierra. El domingo 11 de enero de 1824, la Virgen había obrado el prodigio en la persona de un vecino, llamado Juan Granados, de 30 años. El hombre había perdido la vista como secuela de una dolencia de tabardillo.

Se había iniciado un expediente en el obispado de Córdoba, pero la causa no avanzaba, por lo que don Pedro decide marchar a Roma e insistir allí.

Tampoco iba a conseguirlo, pero sí que cundiera su fama en el Vaticano como una persona virtuosa y venerable.

Con fecha 10 de octubre de 1827, por decisión de1 Papa León XIII, se le entregó una reliquia de San Feliciano, un vaso teñido con su sangre, extraído de las Catacumbas donde estaba sepultado el mártir romano, del tiempo de Diocleciano. Don Pedro hizo labrar un cuerpo en cera, para introducir en él la reliquia, que iba a guardar en su casa, hasta que, en el año 1845, la remitió a España para que fuese instalada en alguna iglesia de Cabra.

Después de varios años en la casa de su hermano don Tomás de Heredia, en Aguilar, el depósito definitivo se haría en la capilla de Santa Catalina, en la iglesia de Santo Domingo, donde continúa.

Don Pedro María de Heredia muere en Roma en el año 1852, soltero.


más artículos

SECUELAS DE LA GUERRA (XI): La saga de los Sarraille

07.12.19 - HISTORIA | Antonio Moreno Hurtado

Encuentro de antiguo alumnado del Instituto Aguilar y Eslava

06.12.19 | Francisco Aguilar Osuna

Secuelas de la Guerra (X). La Junta Suprema de Reintegros (2)

27.11.19 - HISTORIA | Antonio Moreno Hurtado

Secuelas de la guerra (IX): La Junta Suprema de Reintegros

21.11.19 - HISTORIA | Antonio Moreno Hurtado

Repatriación de Gardel, de Ricardo Ostuni

21.11.19 | Manuel Guerrero Cabrera

Otoño

31.10.19 | Jairo Jiménez

Buenas voces en el concierto lírico del 26 oct 2019 en el Teatro El Jardinito de Cabra

31.10.19 | Rafael Nieto López

LIBRO DESTACADO: "Viaje a Oriente de la fragata de guerra Arapiles y de la Comisión Científica que llevó a su bordo", escrito por Juan de Dios de la Rada y Delgado (Barcelona, 1876-82)

28.10.19 | Antonio Suárez Cabello

Secuelas de la Guerra (VIII): liquidación de bienes nacionales (2)

28.10.19 | Antonio Moreno Hurtado

Concierto del grupo de cámara Isaac Albéniz en el Museo Arqueológico de Cabra 25 octubre 2019

28.10.19 | Rafael Nieto López

Secciones

Webs amigas

laopinioncofrade.com | noticias cofrades
Meteocabra.es | el tiempo
Patio de Cuadrillas | actualidad taurina
Poesía Taurina | decenario de versos táuricos

Sobre "La Opinión"

Quiénes Somos
Redacción
Hemeroteca (1912-1989)
Hemeroteca (2002-2005)
Contacto

Sobre la Fundación

Quiénes Somos
I.E.S. "Aguilar y Eslava"
Museo "Aguilar y Eslava"
El Hombre de la Sábana Santa
La Opinión de Cabra
Coro de Cámara

Aviso legal

Condiciones de uso
Política de privacidad

Síguenos también en:    • Facebook    • Twitter    • Youtube    • Livestream