Síguenos en:

Facebook

Twitter

Youtube

Livestream

Hemeroteca (1912-1989)

Hemeroteca (2002-2005)

Fundación "Aguilar y Eslava"

Fundado en 1912  |  AÑO 108º  |  DIARIO DIGITAL  |  I.S.S.N.: 1695-6834

Buscar con en laopiniondecabra.com

1912-2012: cien años de sinceridad e independencia

laopiniondecabra.com

jueves, 22 de octubre de 2020 - 19:53 h

De Mezquita a Parroquia (III)

Antonio Moreno Hurtado

Otros silfos y dríades

Antonio Serrano Ballesteros

Precioso concierto "Día de...

Rafael Nieto López

En el Día de la Sierra 2020

08.09.20 - Escrito por: Redacción / Pedro Pedrosa García

En 1904 se publicó un librito dedicado a la Virgen de la Sierra, escrito por el presbítero Pedro Pedrosa García en el que se hacía una semblanza diaria para la meditación y oración en el mes de mayo. Entresacamos de sus páginas la dedicada al título con que veneramos en Cabra a la Virgen como patrona, bajo la advocación de Nuestra Señora, María Santísima de la Sierra.

OPORTUNIDAD CON QUE SE APLICÓ A LA SANTÍSIMA VIRGEN EL TÍTULO DE NUESTRA SEÑORA DE LA SIERRA

Aún cuando no hubiera razones poderosas, como las hubo, para que con toda propiedad se le impusiera a nuestra querida imagen, desde su aparición, el título de Nuestra Señora de la Sierra, el hecho de que los sucesos principales, tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento, han tenido lugar en las montañas, bastaría para justificar este título de la Virgen y rodearlo de una aureola mística y sagrada.

El arca se detiene después del diluvio en la montaña de Armenia. Jehová dicta sus leyes a Moisés en el Monte Sinaí. El profeta Elías sube al Horeb para oir la voz del Señor. Dios establece el asiento de la casa real de David en la montaña de Sión. Cuando Jesucristo empieza su vida apostólica, en una montaña habla por primera vez a las turbas: conduce al Tabor a sus tres discípulos más amados y allí se transfigura; preludia su pasión, velando y orando en el Monte de las Olivas, muere en el Monte Calvario y cuando va a subir al cielo para restituirse al seno de su Padre, vuelve a ver por última vez a sus Apóstoles en una montaña de Galilea, y desde ella se eleva a los cielos.

Las montañas se nombran, por lo tanto, repetidas veces en los libros santos, y en ellas se han verificado tales y tan grandiosos acontecimientos que sus cimas son objeto de las miradas de Dios. Por eso dice el salmista: Dios dirige a las montañas miradas de complacencia y sus cimas son para él.

María parece participar de estas mismas complacencias del corazón de Dios en favor de las montañas; apenas ha concebido a su Divino Hijo, se dirige a las montañas; a la muerte de Jesús, se la ve en el Monte Calvario. Durante los días de su vida mortal, una piadosa tradición nos la representa recorriendo amorosamente las montañas santificadas por los pies de su Hijo; y después de su Asunción a los cielos, siempre han sido las montañas los lugares de su preferencia para mostrarse en la tierra. Las montañas son el teatro ordinario de sus apariciones; sus santuarios están construidos en las alturas y sus imágenes dominan nuestros campos y nuestras poblaciones.

Tal es, precisamente, la gloria de esta montaña de Cabra, de esta Sierra, título apropiado de nuestra querida imagen.

Allí, en lo más elevado de ella y dentro de su prodigiosa cueva se guardó milagrosamente, por más de 500 años, esta delicada perla. Y en las alturas de este monte, suspendido entre el cielo y la tierra, quiso tener su trono esta divina montañesa. Desde él, con mudo pero elocuente lenguaje, dice a todos los que hasta Ella elevan sus ojos y su corazón: "Venid a mi los que os halláis presos de mi amor y saciaos de mis dulces frutos, que para eso fijé mi estancia en el monte".

Esa elevada montaña sobre la cual descansa el templo de Nuestra Señora de la Sierra, que domina nuestros campos y nuestras viviendas, cuya vista no podemos huir, ha de recordarnos la presencia soberana de Dios y que no hay lugar tan escondido que pueda substraerse a su penetrante mirada. ¡Dios mío! ¿seré yo tan necio que os ofenda en vuestra misma presencia?

Si la sola vista de esta montaña, coronada por el santuario de la Virgen de la Sierra, excita en los que de lejos la contemplan la devoción y el afecto hacia esta excelsa Reina ¿quién podrá ponderar el fervoroso y filial amor que Ella comunica al corazón de los que se postran delante de su altar en aquella altura bendita?

Madre amantísima de la Sierra, nosotros, levantaremos todos los días nuestros ojos hacia esa montaña porque nos recuerda vuestro misterioso título y los sagrados acontecimientos que en las montañas han tenido lugar.

En esa Sierra está nuestra esperanza y nuestro auxilio. Ella nos recordará, en todo momento, la presencia de Dios y vuestra presencia y será objeto de nuestro respeto y de nuestro amor.

Divina Serrana - Ruega por nosotros.


más artículos

De Mezquita a Parroquia (III)

21.10.20 - HISTORIA | Antonio Moreno Hurtado

Otros silfos y dríades

19.10.20 | Antonio Serrano Ballesteros

Precioso concierto "Día de la Hispanidad", por la BANDA DE MÚSICA DE CABRA en el Teatro "El Jardinito", el pasado 10 de octubre de 2.020

19.10.20 | Rafael Nieto López

De Mezquita a Parroquia (II)

14.10.20 - HISTORIA | Antonio Moreno Hurtado

Pasatiempos con beneficios para nuestra salud mental

11.10.20 | Redacción / IFEEL

Letrillas populares

07.10.20 | Antonio Serrano Ballesteros

De Mezquita a Parroquia (I)

03.10.20 - HISTORIA | Antonio Moreno Hurtado

Carlos Gardel de Muñoz y Sampayo

03.10.20 | Manuel Guerrero Cabrera

Sonetos adolescentes

02.10.20 | Antonio Serrano Ballesteros

La capilla de los santos Cosme y Damián (y III)

27.09.20 | Antonio Moreno Hurtado

Secciones

Webs amigas

laopinioncofrade.com | noticias cofrades
Meteocabra.es | el tiempo
Patio de Cuadrillas | actualidad taurina
Poesía Taurina | decenario de versos táuricos

Sobre "La Opinión"

Quiénes Somos
Redacción
Hemeroteca (1912-1989)
Hemeroteca (2002-2005)
Contacto

Sobre la Fundación

Quiénes Somos
I.E.S. "Aguilar y Eslava"
Museo "Aguilar y Eslava"
El Hombre de la Sábana Santa
La Opinión de Cabra
Coro de Cámara

Aviso legal

Condiciones de uso
Política de privacidad

Síguenos también en:    • Facebook    • Twitter    • Youtube    • Livestream